“Salamanca que enhechiza la voluntad de volver a ella a todos los que de la apacibilidad de su vivienda han gustado.” Así describía el inigualable Miguel de Cervantes