Cuenta la historia que un buen día de junio de 1979 un misterioso individuo de aspecto impecable apareció por la pequeña población de Elberton en Georgia, Estados Unidos