Mantente al día Suscribete a nuestra página de facebook y mantente al día de las ultimas novedades.

El trágico cementerio de Torrero en Zaragoza.

Cementerio-de-Torrero-1-430x247Muchos lugares han sido testigos de sucesos trágicos cuyo denominador común es la excesiva cantidad de vidas que se perdieron en ese preciso lugar en un tiempo concreto del pasado. Esa tragedia da lugar a un conjunto de anatemas que se repiten sistemáticamente en ese enclave como si de un bucle histórico se tratara.  Es un recuerdo imborrable en la memoria del lugar, que arrastra al presente y al futuro los siniestros acontecimientos que se han dado en un pretérito no tan lejano en el mencionado recinto.

Un ejemplo de uno de estos lugares marcados por la tragedia se encuentra a las afueras de la ciudad de Zaragoza: el cementerio de Torrero.

Historia del cementerio de Torrero.

El cementerio de Torrero es el camposanto de la ciudad de Zaragoza, enclavado en el distrito de Torrero.

Hasta principios del siglo XIX, los enterramientos de los difuntos se realizaban en el interior de iglesias o en una especie de cementerios o fosas que habilitaban las instituciones religiosas en zonas cercanas a los edificios sagrados.

Debido a la gran cantidad de restos mortales que colapsaban estos recintos, unido a las faltas de higiene que provocaban enfermedades, las Cortes promulgan un decreto el 1 de noviembre de 1813 en el cual se insta a la P1250868construcción de cementerios en todas las ciudades de España, donde Zaragoza no iba a ser la excepción.

Tras realizar un cementerio provisional a extramuros de la ciudad, en el año 1823  se comienza a proyectar el cementerio que se iba a construir en la zona del Monte de Torrero, a las afueras de Zaragoza, pero por problemas económicos no comenzaron las obras hasta 1832. Finalmente, el cementerio de Torrero fue acabado en 1834, recibiendo la correspondiente bendición del arzobispo de Zaragoza.

Es en el año 1883 cuando se dispone en el cementerio de Torrero un área destinada a los enterramientos civiles. Después de esta disposición, el camposanto irá adquiriendo nuevos terrenos que servirán para amplicar el recinto sagrado.

Primer contacto con la tragedia: la Batalla de Monte de Torrero.

El lugar donde se encuentra el cementerio de Torrero ha sufrido acontecimientos como contiendas bélicas marcadas por la tragedia.

300px-Batalla_de_Zaragoza-1710La batalla que aún se recuerda fue la acontecida en este preciso paraje en el marco de la Guerra de la Sucesión, en los primeros años del siglo XVIII, en la que se enfrentaban las tropas borbónicas contra las tropas austracistas con el propósito de conseguir el trono de España, que había quedado vacío tras la muerte sin descendencia de Carlos II.

El 20 de agosto de 1710, en el Monte de Torrero se enfrentaron el ejército borbónico de Felipe V formado por 20.000 hombres, contra el ejército aliado formado por 23.000 hombres al mando del príncipe austríaco Guido von Starhemberg

La batalla fue una gran victoria del ejército austracista, que consiguieron burlar las líneas del ejército de Felipe V provocando que éste huyera en desbandada. El resultado fue la muerte de 3000 soldados borbónicos y más de 4000 prisioneros. Felipe V consiguió huir de la batalla del Monte de Torrero disfrazándose de soldado raso.

La victoria austracista hizo que reconquistaran Zaragoza, permitiendo también la recuperación de Aragón.

La cifra total de muertos en la batalla del Monte de Torrero fue considerable: entre 7000 y 10.000 soldados del ejército borbónico cayeron en combate, mientras que en el ejército austracista causaron baja unos 1500 combatientes.

La gran cantidad de víctimas a causa del enfrentamiento militar es una demostración de que esta zona a las afueras de Zaragoza es un lugar trágico, pero no sería el último siniestro oscuro que rodeará al terreno donde hoy se sitúa el cementerio de Torrero.

 

Los fusilamientos en la Guerra Civil: la mayor fosa común de Zaragoza.

El 18 de julio de 1936 la sublevación militar que había tenido lugar en Melilla un día antes pasaba a la Península, quedando dividida España en dos bandos enfrentados: republicano y nacional.fusilado-copia

La ciudad de Zaragoza se decantó por el bando nacional  (que tres años después se haría con la victoria), por lo que los republicanos de la ciudad quedarían en serio peligro, corriendo gravemente peligro la vida de éstos, al igual que los nacionales que estuviesen en territorio de la República.

Muchos republicanos fueron acusados en el primer período de la Guerra Civil Española de estar comprometidos con la República que querían derrocar. Por lo tanto, los fusilamientos de miembros del bando contrario comenzaron a ser una constante. Y el lugar “idóneo” elegido para tales actos en Zaragoza sería en los muros que existen en el cementerio de Torrero.

IMG-20121031-WA0004Se estima que en los muros del cementerio de Torrero fueron fusilados entre 3000 y 5000 republicanos y enterrados en una fosa común que se encuentra en el mismo sitio donde tuvieron lugar los fusilamientos. Esta fosa común, con los miles de cadáveres ya citados que se encontrarían en ella, sería la más grande que existe en todo Zaragoza.

No se ha podido saber la cantidad de cuerpos que podrían existir en dicha fosa común ya que se encuentra sepultada por nichos colocados en las décadas siguientes.

En la actualidad, una imponente escultura realizada por José Bueno Gimeno recuerda a estas víctimas.

Pero no solamente existen esta muestra del calvario de la guerra entre hermanos, sino que existen tumbas de familiares defensores del Movimiento Nacional cuyas tumbas ensalzan a los fallecidos; o también hay sepulturas de combatientes extranjeros como italianos y soldados procedentes de la Alemania nazi, que apoyaron al ejército liderado por Franco convirtiendo a España en un auténtico campo de pruebas para las armas que se utilizarían en la inminente Segunda Guerra Mundial.images

Como conclusión, el cementerio  de Torrero de Zaragoza guarda en su esencia los siniestros acontecimientos que han sucedido tanto en su zona de situación como entre sus cuatro muros. Es un enclave donde la Muerte ha campado a sus anchas y que atrae a la tragedia, guardando un halo oscuro de desgracia que se extiende por el presente hacia el futuro como si fuera una reminiscencia del pasado, que no quiere que se olviden algunas páginas sinuosas de una Historia que debe servir de lección.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *