Escucha el ProgramaEscúchanos en IVOOX y descubre lo que hay
Al Otro Lado de la Realidad

La familia maldita Modlin y la “Semilla del Diablo”.

verkami_946c2767f7aca1abd55b6c973a056673En los años 70, una misteriosa y bohemia familia de pintores arribó a Madrid desde Estados Unidos con el fin de que su arte  consiguiera mayor entendimiento que el que tuvo en el país que vio nacer a esta familia, conocida por sus extraños métodos en el momento de realización de una pintura. La mala suerte que tuvo esta familia de los Modlin en el mundo del arte hizo que tomaran unas vías terroríficas como fue vender ni más ni menos que su alma al Diablo, a cambio de la fama y el prestigio que nunca consiguieron. ¿ No les recuerda la historia a la película de “La Semilla del Diablo” dirigida por Roman Polanski?

 

calle-pez-madrid--644x362En el cuarto piso de la Calle Pez número 3, en el barrio madrileño de Malasaña, llegaron los Modlin, una familia de pintores de Estados Unidos formada por Elmer y Margaret y su hijo Nelson.

Margaret Modlin nació el 5 de enero de 1927 en Carolina del Norte (EE. UU.) y , desde muy pequeña, se dedicó a las artes plásticas, habiendo estudiado dicha profesión en la Universidad de Carolina del Norte de Chapell Hill. Su estilo era extraño, ya que plasmaba en sus obras imágenes de fotografías pero en un tono mesiánico y apocalíptico, todo de marcado carácter surrealista y onírico, propio de las Vanguardias pictóricas de comienzos del siglo XX.

verkami_2cb07707e50ce2973cd4f985d0f9081dEn 1947 conoce a Elmer Modlin, un actor y poeta que en esos momentos realizaba su condición de actor de teatro. Se enamoran y producto de ese amor nace Nelson Modlin en 1954. Dos años después la familia Modlin se traslada a Hollywood con el fin de que Elmer triunfase en el séptimo arte, mientras que Margaret buscaba un empujón para su pintura tan incomprendida debido a la dificultad de entenderla, pues una mezcla de Apocalipsis y surrealismo era una combinación muy difícil de comprender. La pareja manda a Nelson a estudiar a Salamanca, ciudad de la que se embauca, así como toda España, que más tarde determinará el futuro de toda la familia.

Durante la residencia en Hollywood, Elmer no tuvo mucho éxito, solamente consiguió algún que otro papel modlin_8secundario que no le darían la importancia que buscaba el actor. Margaret tampoco potenció su pintura, que cada vez era más incomprendida y más forzada.

Cuando Nelson vuelve a Estados Unidos, toda la familia se traslada en 1970 a España convencidos de que allí tendrían el entendimiento y el mecenazgo que buscaban, unido a todo lo que les había contado su hijo de este país al sur de Europa. Los Modlin se instalan en el barrio de Malasaña de Madrid, conocido por dar cobijo a todos los artistas y bohemios que existían en la capital de España y que podría ser el lugar idóneo para relanzar todas sus carreras profesionales que habían fracasado en el país norteamericano.

Con la llegada de la familia a Madrid, su vida se tornó en misteriosa y extravagante. No tenían relación con nadie y no solían salir a la calle si no era estrictamente necesario. Sus actividades rozaban lo estrambótico, que los hacían una familia aún más extraña.

17317_538508389525378_1646623835_nLa pintura de Margaret Modlin era cada vez más misteriosa y oculta. Realizaba fotografías a su marido y a su hijo semidesnudos o realizando posturas extrañas que luego plasmaría en sus cuadros relacionándolo todo con el Apocalipsis.

Además, Margaret firmaba sus obras con tres M entrelazadas que significaban “Margaret Marley Modlin” y que tenían gran similitud con el símbolo del 666, emblema del photoMaligno.

Su casa estaba adornada con cruces misteriosas, con ramos de flores que parecían haber salido de cualquier cementerio y que servían de ornamento para su piso de la Calle Pez del barrio de Malasaña. Su vida extravagante se había convertido en misteriosa, rozando lo siniestro y lo oscuro, que desemboca en lo diabólico.

Los vecinos de los Modlin pensaban que la familia estadounidense pertenecería ni más ni menos que a un secta secreta de corte satánico por todas las actividades realizadas por ellos y que los vincularían con el Diablo.

Cabe mencionar que el papel secundario más destacable de Elmer Modlin en Hollywood fue el de la “Semilla del images (2)Diablo” película dirigida por Roman Polanski y que contaba la historia de una pareja de artistas que vende el alma de su hija al Diablo para conseguir fama en su profesión, viéndose las grandes y siniestras semejanzas de la película con la familia Modlin.

Incluso en su papel secundario, Elmer aparece como uno de los adoradores del diablo en las últimas escenas de la película, lo que hace pensar que, en realidad, sus actividades iban más allá de lo que la pantalla decía.

¿Vendió la familia Modlin el alma de su hijo Nelson al Maligno para obtener la fama en Hollywood?

modlin2 De manera repentina, Margaret muere en 1998,  seguida de la muerte de Nelson en 2002, sin que  nadie lo esperase. Los fallecimientos de la única  familia que le quedaba, provocaron una reacción  desoladora en Elmer Modlin, que vio como su  mujer e hijo morían de forma repentina a causa de  un infarto de miocardio.

Al estar marcado por la soledad, Elmer comenzó a  deprimirse y comenzó a caer en la locura,  atormentado por aquellas figuras que representaba  Margaret en sus cuadros misteriosos y las sombras  que había creado en su alocada mente influenciada  por todos los actos realizados y que cobraban su responsabilidad.

Las obras de Margaret fueron consideradas malditas, y nunca se  expusieron después de su fallecimiento, considerándolas pinturas  realizadas por algo o alguien que de conocida siniestralidad

Tras la muerte de Elmer en 2003, Paco Gómez se encuentra en junio  de 2003 en la Calle Pez numerosas fotografías esparcidas en la  basura donde aparecen tanto Elmer como Nelson Modlin con los  brazos en cruz y realizando figuras imposibles, que luego serían  inmortalizadas en los cuadros de Margaret. 11009352_882531928474044_707959297420908174_n

Paco Gómez escribirá en 2013 “Los Modlin” donde se hace eco de todos los ormanentos que adornaban su piso, sus misteriosas y aterradoras fotografías y cuadros, y de las sombras que veía Elmer en sus últimos días de vida que según él buscaban las obras, en un conato de responsabilizarse de sus actos muy similares y oscuramente relacionados con “La Semilla del Diablo”, película en la que él mismo participó.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *