Escucha el ProgramaEscúchanos en IVOOX y descubre lo que hay
Al Otro Lado de la Realidad

Lo que no te habían contado sobre “El Jardín de las Delicias” de El Bosco

Al entrar a la sala 56A del Museo del Prado de Madrid, pareció que el mundo se paralizó por un momento. Una sensación indescriptible recorrió todo mi cuerpo al ver, frente a mí, el porqué de mi visita a lugar tan majestuoso que guarda la capital en sus entrañas. Estaba ahí, presidiendo el silencio que existía en el Prado, como si no le importara que cientos de turistas le observasen día a día.

ab-el-jardin-de-las-delicias-1-1-638En la 56A nos hallábamos cara a cara, como en un duelo de miradas en la que nada más era testigo las mudas obras que nos rodeaban y que permanecerían atónitas a tal sana contienda.

“El Jardín de las Delicias”, ” La pintura del Madroño”… Este tríptico me hacía sentirme pequeño ante él, ganándome nuestra batalla particular.  Ante mí tenía uno de los grandes misterios de la pintura mundial por todos los secretos y extrañezas que ocultó entre sus personajes Hieronymus van Aken, más conocido como El Bosco.

Tenía delante de mí el artífice de tantos rompecabezas e investigaciones fracasadas por estudiosos que no supieron entender las enigmáticas figuras representadas en las tres partes que crean este “Jardín de las Delicias”.

He de decirte que has ganado una batalla, Hieronymus, pero no la guerra. Te intentaré descifrar tu obra por muchos galimatías que me provoques. Eso sí, no te ocultaré que en ese preciso instante en el que me postré en tu magna creación, me enamoré más aún de las delicias de tu mágico tríptico. Esto va por él, por mí…por la Verdad.

1024px-The_Garden_of_Earthly_Delights_by_Bosch_High_Resolution

La extraña petición del rey Felipe II…

descarga (2)  Corrían los últimos días de vida del dueño del mayor imperio de la época. La “gota” y    las fiebres apagaban poco a poco la llama de la delicada vida de Felipe II, ya residiendo  en el recién terminado monasterio de El Escorial.

En un intento desesperado por mitigar la agonía que sufría el monarca español, se le    ponía en las zonas del cuerpo donde más dolor acumulaba toda una serie de reliquias  que él poseía. Se sabe que guardaba una grandísima colección de reliquias y objetos  pertenecientes a santos y demás personajes relacionados con la religión cristiana (unas  7400 en total), pero era curiosa esta forma de intentar paliar los dolores que sufría el    rey y que poco a poco lo conducían a la muerte.

Pero Felipe II, además de pedir que se le rodeara con objetos milagrosos el cuerpo, hizo una petición muy extraña: quería que le colocaran en sus aposentos una extraña obra que le habían traído desde los Países Bajos para verla desde la cama todo el rato. Como refleja fray José de Sigüenza, persona de confianza de Felipe II, el moribundo monarca no paró hasta conseguir esta obra de un pintor holandés que se autodenominaba “den Bosch”.6db894a1a5

No se sabía a ciencia cierta el porqué de la obsesión de Felipe II con este cuadro con tres partes; el rey español era un acérrimo defensor del catolicismo y sus obras solían representar pasajes de la Biblia.  ¿Por qué pidió que se le trajera un tríptico donde abundaban hombres desnudos dando rienda suelta a los placeres carnales? ¿Qué mensaje le transmitía esta creación  ¿Lo sabremos más adelante?




Hablemos del “Jardín de las Delicias”.

mini_P02823REV “El Jardín de las Delicias” es un tríptico realizado al óleo sobre tabla.  Está formado  por un panel central y dos laterales ( izquierdo y derecho), aunque al cerrar el  tríptico encontramos una pintura en el que aparece un mundo todavía sin ser  habitado y donde reina la oscuridad. En la esquina superior izquiera encontramos a  un anciano que se identifica con Dios en el momento en que da forma al mundo  que va a crear. A su lado aparece una inscripción en latín: IPSE DIXIT ET FACTA  SUNT / IPSE MANNDAVIT ET CREATA SUNT.  Esta frase conucerda con un  Salmo que reza de la siguiente manera:«Él lo dijo, y todo fue hecho. Él lo mandó, y  todo fue creado»

En el lateral izquierdo aparecen un hombre vestido que se identificaría con Dios, ya que el estar vestido denota superioridad; Dios lleva de la mano a una mujer desnuda, Eva, en el momento que es presentada a Adán, que se encuentra en el suelo tumbado tras haberle sido 4bc8901abdf7015a5b653fc090483403extirpada una costilla para crear a Eva. En esta escena se ven animales como demostrando que habían sido creados mucho antes de que el ser humano pisara la Tierra.

En el panel central aparece el mundo ya poblado por infinidad de seres y muestra la multiplicación del Hombre en el Paraíso Terrenal, dando vía libre a la lujuria y a los placeres carnales. Este placer mundano entre hombres y mujeres que dan rienda suelta al loco amor, conducirá al lateral derecho, en el que el Hombre es castigado por sus excesos y donde es condenado al Infierno más aterrador, rodeado todo de una inmensa oscuridad y que sustituye a la armonía aparente en las otras partes del tríptico.

Hieronymus_Bosch_-_The_Garden_of_Earthly_Delights_-_Garden_of_Earthly_Delights_(Ecclesia's_Paradise)Ante la complejidad de la obra, no se puede incluir en un período     artístico, puesto que no está muy relacionado con el      Renacimiento. Si hay una corriente donde agrupar a este cuadro sería el  Surrealismo de principios del siglo XX, unos 500 años después de que el Bosco  creara “El Jardín de las Delicias”.el-bosco-el-jardin-de-las-delicias-panel-izquierdo-1510

Los personajes oníricos y que parecen como sacados de la  fantasía y de un sueño de El Bosco influenciarán al artista  español Salvador Dalí, conocido por sus creaciones  imposibles y  muy difíciles de interpretar, que beberán  directamente de  Hieronymus van Aken, más conocido como el Bosco.

 

“El Jardín de las Delicias”  y sus mensajes alquímicos.

El tríptico está plagado de símbolos que pueden interpretarse como auténticos mensajes ocultos que desafían a todo el que intenta interpretarlos.

images (1) La época en la que vivió Hieronymus van Aken destacó por el  esplendor de la Alquimia, que sin duda alguna es el antecedente a la Ciencia  moderna. Felipe II, aunque parezca mentira era un enamorado de la Alquimia,  dejando patente esta predilección en los libros alquímicos que hay en la Biblioteca  de  El Escorial o a los alquimistas que trajo a su monasterio de El Escorial donde les  dedicó la famosa Torre de la Botica con el fin de realizar los experimentos  supervisados por él.

Esto puede ser una de las claves por la que Felipe II se interesó tanto por el cuadro  más famoso de El Bosco, ya que en él podría haber referencias a unos conocimientos  alquímicos representados en los personajes que aparecen en la pintura.

Por ejemplo, en el lateral izquierdo encontramos una Fuente dentro de un lago que vendría a significar esa “fuente de la vida” o al tan conocido como Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal que daría la inmortalidad como así refleja el Génesis bíblico y que tan relacionado estaría con el fin alquímico de alcanzar la Piedra Filosofal y por lo tanto la eternidad.

También podemos ver una de las etapas alquímicas como es la “Coniunctio” o “Conjunción” donde ocurre la unificación o unión de contrarios alquímicos, es decir, de sustancias opuestas. Esto queda patente en las 220px-Hieronymus_Bosch_036representaciones de hombres y mujeres desnudos entregados a los placeres sexuales en esas esferas transparentes, que también tendrían un significado alquímico como es el Huevo Hermético que simboliza la herramienta elemental que usaban los “científicos” para sus trabajos. Es en este Huevo donde se obtiene el Oro Filosófico. En esta “Conjunción” juega un papel fundamental el agua, por lo que no es de extrañar que muchas de esas relaciones carnales en “El Jardín de las Delicias” se dén en este medio…

En el Infierno podemos observar cadáveres en un estado avanzado de descomposición. Esto se basaría en el principio de que de la putrefacción sale el Oro Filosófico que conducirá a la Piedra Filosofal.

Como vemos, el Bosco plasmó, además de otros conocimientos que citaremos después, su impronta en cuanto a Alquimia se refiere.

¿Por qué “El Jardín de las Delicias” también se puede leer de derecha a izquierda?

Joachim_of_FloraUno de los grandes misterios que encierra este tríptico es en qué se basó el Bosco para realizar semejante pintura. Esto no se sabe a ciencia cierta, pero lo que si se conoce es que, asombrosamente, también se puede leer el cuadro de derecha a izquierda, y no es tan enigmático pues puede explicarse por el contexto histórico en el que vivió Hieronymus, y concretamente con la expansión de las teorías de un personaje, que éste sí, guardaba un halo de misterio digno de mencionar.

Este personaje se llamaba Joaquín de Fiore y, aunque no pertenecía a esa época, sino que vivió en los siglos XII y XIII, sus teorías perduraban en pleno Renacimiento.

Joaquín de Fiore era un monje italiano nacido en Calabria que, en una estancia en Palestina, tuvo una experiencia mística en el monte Tabor. A partir de esta experiencia de la cual conoce el verdadero significado de la Biblia, empieza a tener visiones y a dictar profecías sobre el futuro de la Iglesia.

Joaquín decía que la Historia de la Religión cristiana tendría tres fases: su creación, su multiplicación y distorsión y finalmente, la oscuridad en ella. Asimismo decía que también se podía explicar empezando por el final, ya que tras esa oscuridad, la Iglesia tendría una serie de reformas para volver a encaminarla hacia Dios.220px-Gioacchino_da_Fiore,_miniatura_sec._XIV,_Codice_Chigiano,_Biblioteca_Apostolica_Vaticana,_Romaimages (3)

En la época de el Bosco este monje así como sus  profecías tuvieron gran éxito debido a la  Contrarreforma, que fue interpretada como esas  reformas que haría la Iglesia para reconducir la  verdadera religión católica.

El Bosco se nutrió de esa idea de que actualmente  estaríamos en esa etapa de oscuridad ( el lateral  derecho del tríptico) pero, a medida que pasa el  tiempo, el hombre se hará más inocente y  las reformas harán volver a la fase anterior (panel central). Finalmente y tras mejorar la situación, el Hombre regresaría a la senda del Señor ( lateral izquierdo de “El Jardín de las Delicias”).

No tengo duda de que es un mensaje que dejó Van Aken basándose en las teorías joaquinistas que tan de moda estaban en esa época, donde se buscaban unas ansiadas reformas que plantaran cara al surgimiento del Protestantismo de Lutero.

 




“El Jardín de las Delicias” y el adamismo.

Adamites Sin duda el mayor arcano que guarda esta pintura es el porqué  de  representar a tantos cuerpos desnudos entregándose al placer carnal  y lujurioso. ¿En qué pasaje bíblico aparece tal acontecimiento?

Es normal que el Bosco estuviera atento a todo lo que sucedía en  Europa, tanto de los movimientos sociopolíticos como las corrientes  de pensamiento y artísticas.  Pero lo que roza lo enigmático es que  pudiera haber dejado inmortal en su pintura más famosa la que fue  una de las sociedades heréticas más destacadas en la Europa del siglo XV y XVI. Me refiero a los Hermanos del Espíritu Libre, o más conocidos como los adamitas.

Esta herejía tenía tintes gnósticos, pero entre sus creencias destacaba el pensar que eran Hijos de Adán y que éste tenía una inocencia primigenia pero, tras unirse con Eva ( provocadora del mal para ellos) dio lugar al mundo malvado que hoy conocemos. Estos adamitas hacían caso omiso a toda autoridad y esperaban la llegada cuant0 antes del fin del mundo.descarga (1)

La peculiaridad que tenían los adamitas era el vivir desnudos al igual que Adán y realizar sus cultos y rituales dentro de cuevas. Esta secta estaba muy extendida por la zona de Países Bajos y Bélgica, donde la Inquisición tomó cartas en el asunto, condenando a más de un miembro de esta sociedad herética.

Se dice que el Bosco tenía conocimientos adamíticos, quedando reflejados en su obra más conocida e ilustre. También se ha hablado de que “El Jardín de las Delicias” fue encargado por un holandés que simpatizaba con esta secta; o incluso se ha dicho que el mismo pintor pertenecía a estos Hijos de Adán del Espíritu Libre. Esto no está ni mucho menos demostrado, siendo una auténtica conjetura.images (4)

Lo que si se sabe que nuestro pintor flamenco inmortalizó a estos herejes en el panel central,  todos desnudos y muchos de ellos metidos en cavidades o cuevas. De hecho en el extremo  inferior derecho del panel central del tríptico vemos a un hombre y a una mujer asomándose  desde una cueva. La mujer permanece desnuda pero el hombre mira fijamente al observador  del cuadro y aparece vestido. Antes hemos visto que a los personajes destacados se les  representa vestidos. ¿ Sería éste nada más y nada menos que el líder de los adamitas?

 

El Bosco, la muerte y la famosa “luz al final del túnel”.

A este pintor se le ha atribuido muchas veces la autoría de “El Jardín de las Delicias” gracias a premoniciones, sueños o estados alterados de conciencia que tenía. Lo cierto que los personajes parecen sacados de un sueño y de una extraña imaginación que no está al alcance de todos.

Y cómo no, un artista tan misterioso no podía dejar de lado el tema de la msubidaempireouerte. El Bosco tiene un cuadro llamado “Subida al Empíreo” que se encuentra en el Palacio Ducal de Venecia en el que muestra claramente un túnel con una luz que viene del final de éste. Lo curioso que al principio de este largo tubo hay una persona caminando hacia la zona donde procede la luminaria.

Estaríamos ante un asombroso óleo que refleja un caso de Experiencia Cercana a la Muerte (ECM) en el que la persona avanza hacia la luz acompañado de ángeles protectores que le guían hacia el final del camino, es decir, al final de la vida.

Pero en “El Jardín de las Delicias” aparece también una clara referencia hacia la temática de la muerte. No solamente la muerte se encuentra en el lateral del Infierno, sino que se localiza mediante la figura del búho.

Bosch El búho es una constante en esta pintura. Es un animal que siempre ha estado  asociado a la oscuridad y que ha estado acompañado por un presagio de muerte.  Su canto siniestro y sus correrías nocturnas hace el búho y la lechuza sean  considerados como malditos y de mal agüero.  En la creencia y superstición  popular de todas partes del mundo aparece siempre como un ser que alerta y  posteriormente atormenta al que va a sufrir algún accidente fatal que les llevará a  la muerte.

images Este búho se encuentra en las tres partes que forman  Nuestro Jardín Delicioso como presagiando desde la Creación que el materialismo y la corrupción del Hombre le conduciría a su autodestrucción y, por lo tanto,  a su alejamiento de Dios.

El Bosco, como gran iniciado en temas ocultos sabía moverse muy bien en los mares de la duda y de provocar quebraderos de cabeza a todo aquel que osara intentar descubrir su secreto. Y la muerte y la vida después de la vida son temas que no se le podían escapar a nuestro magnánimo artista, siempre peleado como hemos visto entre la locura, la realidad y la verdad.

 

 




5 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *