Escucha el ProgramaEscúchanos en IVOOX y descubre lo que hay
Al Otro Lado de la Realidad

Los Voladores de Papantla, un intento de imitar la tecnología extraterrestre.

Los seres humanos nos creemos muy poderosos, pero en realidad no lo somos. Poseemos una tecnología para desarrollar el poder, pero no lo poseemos en nosotros mismos.
Esa tecnología que conseguimos a medida de los avances es lo que nos hace ponernos a la altura de grandes héroes de las mitologías de distintas civilizaciones, e incluso llegar a compararnos con esos seres imposibles como si vinieran de otros mundos y que las culturas de la Tierra llaman dioses.voladores-de-papantla-01
La mayoría de las creencias de los pueblos de alrededor del mundo transmiten que la tecnología viene dada por dioses, ya que los dioses poseen poderes sobrenaturales, y ellos mismos nos han creado a su imagen y semejanza, concentrando, por consiguiente, alguna capacidad inteligente que se ve demostrada en la tecnología que manejamos.
Pero, ¿la tecnología es un instrumento por el cual podemos reconectar con esos dioses considerados extraterrestres?¿O por el contrario es algo que nos han dado para no desarrollar superpoderes y así poder desarrollar nuestra imaginación?

Quizás estas respuestas estén en unas ceremonias realizadas en México y que celebran, del alguna manera, un  contacto real entre habitantes de la Tierra con dioses alienígenas.images (1)

Esta celebración ocurre en la ciudad de Papantla, en el estado mexicano de Veracruz,  donde existen unos postes de unos 30 metros que finaliza en una plataforma cuadrada  que da vueltas. A esta platafoma del poste se suben cinco hombres vestidos con galas  ceremoniales, de los cuales uno de ellos empieza a danzar en dicha plataforma y la hace  moverse. Esta danza es un rito sagrado en el que el hombre, mientras hace girar esta  plataforma cuadrada, toca una flauta y un tambor clamando al cielo.

De repente, los cuatro hombres restantes atan unas cuerdas en la parte de arriba del poste  y se lanzan al vacío cual hombres-pájaro dando vueltas como si volaran gracias al  movimiento de la plataforma con la danza del flautista.

 

 

La Danza de Los Voladores de Papantla, un intento de imitar a la tecnología de los “dioses”.

Este ritual es conocido como “La Danza de los Voladores de Papantla” o los “Voladores de Papantla y se remonta a la época de los totonacas, hace unos 900 años. Esta escenificación representan al pájaro y al mismo tiempo los cuatro hombres voladores representan los cuatro puntos cardinales y  los cuatro elementos de la naturalez. Es un rito con muchos significados mágicos y con una simbología muy marcada y poderosa. Muestra en su totalidad y delante de nuestros ojos, el descenso de los Dioses a la Tierra para atender a los seres humanos. Para los que creen en la teoría de que fuimos visitados por seres de otros planetas en el pasado, la ceremonia de los voladores de Papantla representaría un encuentro con esos visitantes procedentes de los cielos.ccc10

Tuvo que haber sucedido algo muy significativo, y es ese poder de volar por los cielos de los dioses lo que los voladores de Papantla quieren imitar lanzándose desde el poste de 30 metros. Los totonacas, que era el pueblo precolombino que realizaba semejantes celebraciones que han llegado hasta nuestros días, querían conseguir esa capacidad de volar que tenían sus dioses y así parecerse a ellos, pero su tecnología les era imposible.

 

La leyenda del surgimiento del rito, ¿una prueba más de contacto con tecnología extraterrestre?

Toda tradición o ceremonia tiene su explicación a través de la leyenda o el mito, y los voladores de Papantla no iban a ser menos.

Este ritual se inventó como súplica a los dioses debido a las sequías que había en esa época y que estaban provocando malas cosechas en la ciudad de los totonacas llamada Totonacapan, que hoy se situaría entre los estados mexicanos de Veracruz y Puebla.

img002 Ante la falta de lluvia, los ancianos de la ciudad pidieron a un grupo de  jóvenes que se adentraran en la zona de bosque cercana a Totonacapan,  región donde se encuentra Papantla, y que se subieran al árbol más alto  que en la masa boscosa hubiera para, desde allí, invocar a los dioses con  cánticos y música, y así pedirles por una etapa de lluvias que acabaran  con la escasez que estaba viviendo su pueblo debido a la insufrible sequía.

De repente, todo el cielo se nubló y empezaron a caer rayos en la zona  donde estaban encaramados al árbol este grupo de jóvenes. Uno de estos  rayos alcanzó este árbol partiéndose por la mitad. Pero lo extraño es que,  en vez de caer al suelo, la copa del árbol donde estaban los jóvenes  empezó a ascender y a perderse en los misteriosamente nublados cielos.  Según la leyenda, no se supo más sobre estos jóvenes y no regresaron nunca jamás, pero las sequías de los totonacas desaparecieron, entrando en una etapa de buen clima para las cosechas.

Los habitantes de Totonacapan interpretaron esto como una señal de sus dioses; y de los jóvenes creyeron que se transformaron en hombres-pájaro y se fueron con los dioses como señal de que el rito realizado les había gustado. Y entonces, este ritual de los voladores se ha prolongado hasta llegar a la actualidad.voladresdepapantla6

Pero es todo muy extraño, ¿no creen? ¿Dónde fue a parar la otra parte del árbol que llevaba consigo  a los jóvenes?¿Qué o quiénes provocaron ese ascenso del árbol a los cielos poco después de que también provocaran la extraña tormenta?

Los investigadores y ufólogos mexicanos de esta celebración, que creen firmemente en que ha existido un contacto entre nuestra civilización y unos seres extraterrestres intepretados por las antiguas culturas como dioses, piensan que el árbol no era otra cosa que una nave espacial que hizo ascender a los jóvenes hasta los “dioses” y que se fueron con ellos para no volver. En esta teoría quedaría patente ese deseo de poseer una teconología que se escapa a los conocimientos humanos, que intentan interpretarla con sus ínfimos saberes y hacerla suya a su manera, como queda plasmado en la tradición de los voladores de Papantla.

 

El Tajín, pieza clave en este misterio.

images Una de las ciudades más importantes de los totonacas era El Tajín, a  unos 15 kilómetros aproximadamente de Papantla. Esta ciudad  actualmente forman una zona arqueológica que se puede visitar y  que es una pieza esencial para este misterio de los Hombres  Voladores.

Se piensa que esta ciudad totonaca estaba dedicada a un dios y,  jugando con la toponimia de la zona viene a significar “ciudad del  trueno” ( como el fenómeno que partió el árbol donde estaban los  jóvenes danzando según la leyenda anteriormente citada).

El Tajín juega un papel fundamental en el misterio porque, dentro de su conjunto arqueólogico, se ha encotrado un poste donde se realizaba este ritual de los hombres lanzándose al vacío atados a una cuerda y así intentar volar. Este ritual lo realizaban en El Tajín, según estudios, el día 21 de marzo, correspondiendo con el equinoccio de primavera y cuando el Sol se acerca más a la Tierra.voladoresdepapantla7

Y no solamente esto, sino que además se han encontrado restos de cascos de piel y armaduras similares a los que llevarían esos dioses a los que adoraban los totonacas y que, como dejan plasmado en pinturas y grabados que se pueden ver en El Tajín, muestran que intentaban copiar esa tecnología a la que no podían alcanzar.

De hecho, hay una pintura que es la más conocida de El Tajín, que representaría lo más parecido a un avión o un cohete, lo que da más cabida a la teoría de que esta civilización precolombina hubiera tenido contacto con extraterrestres y, por tanto, la leyenda en la que se basa la tradición de los Voladores de Papantla sería totalmente cierta.

OVNIS  sobre Papantla y “El Tajín”.

Es curioso añadir para alimentar más si cabe el misterio de este enigmático rito que esta zona de Papantla y el cercano conjunto arqueológico de El Tajín es un punto caliente donde más avistamientos OVNI suceden en México. Esta zona del estado de Veracruz registra cada año decenas de casos en los que se ve en los cielos una extrañas luminarias y objetos que no parecen provenir de nuestra Tierra, siendo una tecnología que no nos pertenece.

descargaEn marzo de 2011 se registró la mayor oleada de avistamientos OVNI en esta zona concreta, siendo presenciados por muchos habitantes que en ese momento miraban a los cielos buscando explicación a esas luces que veían.

Incluso estas luminarias y objetos voladores se vieron en el momento en el que se realizaban las ceremonias de los Voladores en Papantla, como si se sintieran atraídos por la celebración que tanto tiene que ver con seres venidos de otro planeta. ¿ Es casualidad o no?

 

One Comment

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *