Escucha el ProgramaEscúchanos en IVOOX y descubre lo que hay
Al Otro Lado de la Realidad

La verdadera historia del mago Merlín I.

La figura del mago más famoso del que se ha hablado, el mago Merlín, siempre va asociada al nombre del rey Arturo. Para las personas un nombre implica al otro nombre, puesto que siempre se nos ha contado que estos dos personajes, ficticios o no, han estado ligados. El rey Arturo no podría gobernar sin su mago, que a la vez era su consejero principal y el que le ayudaba a la hora de tomar decisiones cruciales para el mantenimiento del mítico Camelot. descarga

Pero la tradición así como las historias populares de la época en la zona no nos transmiten lo mismo. Los cuentos tradicionales del siglo XII hablan de dos personajes totalmente dependientes que no tenían vinculación entre ellos. La figura del rey Arturo está en un dilema encontrado, luchando entre lo real y lo ficticio; la figura del mago Merlín es la que más se encuentra navegando entre las aguas de la fantasía popular y tradicional. Pero también existen documentos que siembran la duda al apoyar la existencia del mítico mago. El mago aún tiene el poder de darnos sorpresas.

Merlín es el arquetipo de hechichero, posee poderes sobrenaturales además de ver el futuro. Su sabiduría es infinita, conoce los misterios del Universo y todo lo que rodea a los elementos; puede volar y hacerse invisible cuando le viene en gana. También habla con los animales y comprende a la perfección a la Naturaleza. La imaginería colectiva muestra a un hombre de muy avanzada edad con una enorme barba y que lleva consigo una túnica larga. Esta descripición se la debemos al poeta inglés de la etapa victoriana Lord Alfred Tennyson y su obra “Idilios del rey”, donde habla de las leyendas artúricas y, cómo no, de Merlín, al que muestra con gran excentricidad, típico de la literatura victoriana.

Pero en las leyendas galesas de la época se nos muestra a un mago Merlín diferente al que la modernidad ha creado. En ellas es un joven con una inteligencia superior y que se relaciona a la perfección con los elementos naturales, comprendiéndola y controlándola. Cree en el misticismo y los espíritus del bosque, lo que demuestra que en la Alta Edad Media el paganismo estaba extendido por estos lugares de las islas Británicas y que “convivían” con el cristianismo.

En el siglo XII, el cronista galés Geoffrey de Monmouth que, cautivado por las historias que le relataban sobre grandes reyes y hazañas heroicas mezcladas con seres increíbles y fantásticos, se dedicó a la escritura y al estudio de libros antiguos que poseía la Iglesia en sus grandes bibliotecas.  Geoffrey de Monmouth conoció de primera mano y desde joven las historias de un personaje llamado “Myrddin”, que era un vidente que realizó unas profecías, que fueron traducidas al latín por el cronista galés, ya que era la lengua universal de aquellos tiempos. En el proceso de traducción, transformó el nombre de “Myrddin” en “Merlinus” por la semejanza que guardaba con la palabra francesa “merde” (mierda).

Geoffrey_monmouth

Geoffrey de Monmouth tituló su obra “Prophetiae Merlini”  (“Profecías de Merlín”)   siendo  escrita alrededor del año 1135. Fue tomado como un auténtico libro que guardaba predicciones del futuro,  como si del Nostradamus de la época se tratase. Durante varios siglos después, dicha obra se seguía  consultando para comprobar si las profecías se iban cumpliendo, ya que en la Edad Media estas lecturas  estaban muy arraigadas ante la posibilidad de la llegada inminente de una guerra. Esta obra fue analizada  por expertos que estudiaron sus profecías con el fin de intentar que no ocurriesen dichos acontecimientos  que se narraban.

Esta obra tuvo influencia hasta en el siglo XVII, cuando el astrólogo William Lilly decide apodarse “Merlinus Anglicus Junior” para publicar sus profecías.

El método de Geoffrey consistía en poner en boca de Merlín profecías, lo que podía también añadir un nivel  de ficción a su libro; también escribió profecías que ya se habían cumplido, como la muerte del hijo del rey  Enrique I de Inglaterra tras hundirse el conocido como Barco Blanco en las costas de la Baja Normandía en  noviembre de 1120, intentando darle credibilidad, cosa que consiguió sin ninguna duda.

Las primera profecías lanzadas en boca de Merlín hablan sobre los reyes que van a reinar en Inglaterra.  Estas predicciones impactaron tanto que los futuros sucesores al trono las tomaban como auténticas e  inspiradoras.

Para Geoffrey de Monmouth, Merlín era un personaje histórico y real al que le había cambiado el nombre,  lo que convirtió a este profeta de la tradición galesa en un mago que la fama le haría inmortal.

En su segunda obra “Historia Regum Britanniae” (” Historia de los reyes de Bretaña”) incorpora las  profecías de Merlín. En ella intenta de dar a conocer la Historia de Gran Bretaña desde sus inicios,  poniendo especial atención a la figura del rey Arturo, mezclando la realidad con la leyenda que tenía en sus haberes dicho rey. Este libro también fue un completo éxito y ha tenido gran influencia en la Historia real. En él habla de la vida de Merlín, dando a conocer a este personaje más si cabe, para darle a conocer a fondo, extendiendo la fama de Merlín por toda Europa y siendo relacionado por primera vez con el rey Arturo.

Geoffrey situó la primera aparición de Merlín durante el gobierno posromano de Vortigern (siglo V). Cuenta cómo Vortigern invitó a los anglosajones a sus dominios a cambio de que actuaran como mercenarios para enfrentarse a una alianza proveniente del norte liderada por los pictos. Los anglosajones se limitaron a cumplir con el trabajo por el que habían sido contratados pero afincaron a más de sus habitantes en las tierras de Vortigern, que perdió el control de la situación. Los anglosajones despojaron y amasacraron a los británicos de su reino, por lo que Vortigern huyó a las montañas de Gales donde, aconsejado por sus magos, construyó una fortaleza. Esta fortaleza tenía un muro que todas las noches se derrumbaba, por lo que los magos ordenaron que este muro fuera rociado con sangre de un niño que no tuviese padre. En una localidad cercana encontraron al joven Merlín, cuyo padre había sido un demonio íncubo que embarazó a su madre. Era la víctima perfecta, pero su nacimiento y la procedencia mágica y sobrenatural del padre le hacían convertirse en un joven prodigio, mostrando sus capacidades y poderes mágicos ante Vortigern.descarga (1) Merlín descubrió que el muro se caía por culpa de un pozo subterráneo que tenía plasmados en piedra un dragón blanco y otro rojo. Una vez drenado el pozo, los dragones se enfrentaron entre sí y de repente un espíritu profético se apoderó de Merlín, de donde proceden las profecías que contaba el mago. Gracias a él, Vortigern recuperó el trono y expulsó a los anglosajones.

Merlín vio como un gran líder contendría durante un tiempo al enemigo, es decir, a Arturo. También dijo que los hijos del último líder romano en Britania volverían a reclamar el trono. Se dice que Merlín se hizo con la fortaleza construida por Vortigern. Vortigern murió asesinado y el trono quedó en Aurelio, al que Merlín ayudó y animó a levantar un monumento donde se hallaban enterrados los líderes británicos asesinados. Viajó a Irlanda para recoger muros de piedra levantados por gigantes y tras hacer magia, las llevó rumbo a Britania. Las piedras las colocó en Salisbury. ¿Serían estas piedras el famoso y enigmático monumento de Stonehenge?

CONTINUARÁ EN LA SEGUNDA PARTE…

6 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *