Escucha el ProgramaEscúchanos en IVOOX y descubre lo que hay
Al Otro Lado de la Realidad

El fuego sobrenatural de Laroya (Almería).

Almería y toda su provincia tiene historias que son dignas de contar por su extrañeza y por los casos misteriosos que rozan lo imposible pero que por fortuna o desgraciadamente han acontecido en esta provincia andaluza y han contribuido lo suyo a formar esas rutas mágicas de esta España que cada día me cuesta comprender más. Y es que como dijo el gran Luis Siret, arqueólogo e ilustrador nacido en Bélgica que quedó absolutamente enamorado de esta ciudad, “Almería es un museo a cielo abierto”. 

Pero el misterio aparece cuando menos te lo esperas (él es así) y no pregunta dónde puede aparecerse o darse a conocer. Esta vez lo insólito vino a aparecer en un pequeño municipio almeriense engullido por la sierra de Filabres y llamado Laroya, nombre que también recibe un río de poco caudal que pasa por la zona.

Ninguno de los habitantes de la zona han sido capaces de olvidar de la memoria unos sucesos acontecidos hace más de 70 años. Todavía recuerdan cómo en los años 40 los campos y cortijos de Laroya ardían a causa de unos fuego sobrenatural y enigmático que sembró el miedo entre los que allí moraban. Tal fue el temor que sacudió a este pueblo, hasta la fecha desaparecido de las noticias, que el relat0 de los acontecimientos pasaron de generación en generación.

Estos sucesos daron comienzo en un cortijo, actualmente en ruinas, llamado Pitango. En él, el 16 de junio de 1945, una joven llamada María Martínez se encontrará de bruces con lo inexplicable. De repente, la ropa que llevaba consigo empezó a arder sin que nada ni nadie provocase aquello. El grito fue tan ensordecedor que sus padres llegaron inminentemente a socorrer a la joven, apagando rápido aquellas llamas que portaba en sus ropas una niña desconsolada y atemorizada por lo que la ocurría.

Fuegos_Laroya_Almeria_Maria_Martinez_Niña_de_los_fuegos_web Pero los hechos no acaban aquí. Pocos instantes después, en un cortijo llamado Fuente del Saz y  que se encontraba cerca del otro cortijo donde dieron inicio los fuegos sobrenaturales los cereales  y la cebada que allí se almacenaban fueron pasto de las misteriosas llamas.

Horas después, una cuadra era hecha escombros por estos enigmáticos fuegos. Lo curioso es que  los animales que se econtraban dentro de la cuadra no sufrieron ningún daño, al igual que María  Martínez.

Estos brotes ígneos que aparecían de la nada prosiguieron su danza del fuego particular en  Laroya. Todo objeto, tierra o cortijo servía para que se avivaran las extrañas llamas que allí ocurrían. Los habitantes del pueblo eran presa del pánico y de la incredulidad; acudían rápidamente al punto de encuentro acordado durante las múltiples veces que la campana de la iglesia sonaba para alertar de un nuevo incendio. Estos habitantes ante esta situación se preguntaban: ¿ quién era el responsable de aquellos brotes ígneos? ¿cómo podía ser que, de repente, muchos puntos de una localidad, se quemaran sin ninguna explicación razonable?

Los testigos relataban que las llamas eran de un color blanco tirando al azul y que sus tamaño eran ni muy grandes ni muy pequeñas, en un término medio.fuegos_de_laroya

La noticia se hizo eco no sólo en la provincia de Almería, sino que en toda Andalucía se hablaba del fuego de Laroya. Los diarios y periódicos ocupaban sus artículos con aquello que estaba ocurriendo en un pueblo almeriense que nunca había ocupado noticias y que ahora se convertían en el foco de todas las miradas por unos hechos que nadie entendía.

De la noche a la mañana llegaron al pueblo la Guardia Civil con el objeto de dar explicación a los “fuegos no identificados” y así acabar con el misterio. Para ello no dudaron en culpar a los dueños de los cortijos o incluso de que fueron provocados por la joven nña María Martínez, a la que apodaron como “la niña de los fuegos”. Esta joven sufrió tanto con este tema que con el paso de los años decidió quitarse la vida al ingerir sosa cáustica, ya que el pueblo la acusaba de ser la artífice de los incendios.

También arribó a la localidad almeriense una comisión de investigación científica que buscaba responder a los interrogantes creados por este extraño fenómeno. La comisión analizó el territorio en su totalidad e incluso fue testigo de lo insólito al presenciar la fenomenología en primera línea. Lo único que demostraron fue que los incendios no eran provocados por la mano directa del hombre y la investigación concluyó con una frase contundente que no daba lugar a dudas: “No existe explicación”.

Fuegos_Laroya_Almeria_info_geofisico_web Según cuenta Francisco Contreras Gil en su libro donde recoge muchas de sus  investigaciones titulado “Enigmas pendientes”, tuvo la oportunidad de entrevistar a unos  testigos de Laroya que aseguraban haber visto en el cielo unos seres antropomorfos  sobrevolar los cielos del pueblo mientras en éste se quemaban sus cortijos. ¿Que serían  estos seres con forma humanoide que veían desde los cielos las llamas misteriosas? ¿Serían  ellos los causantes de aquellos brotes ígneos?

Lo curioso es que estos seres no se alejan mucho de un culto arcaico que existía en esta  zona de la sierra de la sierra de Filabres. Según cuenta Carlos Chevalier tras investigar y  documentarse profundamente todas las leyendas y mitos de la zona, encontró que en época  de los cartagineses rendían culto a los Refes, que venían a ser una especie de seres alados  dotados de la capacidad de emprender vuelo y que se encontraban habitualmente rodeados  de fuego. Esta divinidad vivía, según los cartagineses, en las minas situadas en la sierra de Filabres, donde se encontraría en la actualidad Laroya. Además representaba ese lado oscuro que presenta el ser humano en muchas ocasiones, confiriéndolo un carácter un tanto demoníaco.

Chevalier también documenta que mientras sucedía la ocupación romana y al representar ese lado oscuro que posee el ser humano, estos seres decidían arrasar con llamas la zona con esos fuegos misteriosos.

¿Sería Laroya un lugar donde se han producido un conjunto de anatemas a lo largo del tiempo? ¿Se conocerá algún día la procedencia del fuego sobrenatural de Laroya?

2 Comments
    • Alvaro Anula

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *