Escucha el ProgramaEscúchanos en IVOOX y descubre lo que hay
Al Otro Lado de la Realidad

OVNIS en la Biblia I : El carro de fuego de Elías y el ente protector de Moisés.

La Biblia es uno de los textos que más misterios guarda y es el punto de encuentro para muchos investigadores que intentan acercarse a lo desconocido entre todos los enigmas y situaciones que se nos escapan a nuestra razón y que se dan cita en el libro más importante para toda la religión cristiana.

 

En ella se narra en más de una ocasión unas fuerzas sobrenaturales pero, ¿y si está fuerza tan todopoderosa no fuera Dios?¿ Y si para  buscar respuesta a esta pregunta tuviésemos que mirar a objetos provenientes de mundos sin descubrir?images

 

 

A lo largo de la Biblia ocurren sucesos en los cielos que no se sabe nada de su procedencia. Para los estudiosos de la Religión demuestran la existencia de Dios, así como  la aparición de ángeles y seres celestiales que vienen a mostrar acciones divinas. Para estudiosos más actuales y que no se conforman con lo convencional hablan de visitas de seres imposibles que menos de la Tierra vienen de cualquier sitio. En la Biblia aparecen muchos pasajes en los que “algo” contacta con personas y a día de hoy seguimos sin encontrarle explicación.

¿Qué es el “carro de fuego”  que abduce a Elías?

De Elías sabemos que es uno de los profetas más seguidos y populares para los judíos. Fue el encargado de desafiar a los profetas del dios Baal a crear un altar y a que fuese quemado dicho altar por su supuesta deidad, y así demostrar quién era el verdadero Dios.  En el pasaje 2 Re 2,1-13, se menciona como Elías desaparece ascendiendo en un torbellino procedente de un carro de fuego del cielo cuando andaba por un camino junto a Eliseo (su sucesor) y tras suplicar a Dios que le ayudase (se sabe que Elías no eran especialmente querido por las autoridades religiosas), y su manto se desprende y es recogido por Eliseo, que después realizaría algún que otro “milagro”. Para los expertos de la ufología, este relato bíblico muestra al carro de fuego como una descripción de un OVNI y es comparable a una abducción en toda regla, ya que no se le volvió a ver entre los mortales. El carro de fuego podría ser la interpretación de la época de un objeto que poseía extrañas luminarias. Los carros de la época tenían las ruedas circulares como es normal, además de tener adornos que resplandecían como si fuesen luces.

Abducción de Elías.

 

 

       ¿Qué era la “nube celestial” que guiaba a Moisés en el desierto?

En el libro del Éxodo, ¿qué era lo que guiaba a Moisés los cuarenta años de su andadura por el  desierto en busca de la Tierra Prometida?

El Éxodo es para la religión judía un éxito clave no solamente para su religión, sino que    también  influye enormemente en la religión cristiana. Este libro de la Biblia relata la huida de la  esclavitud  en Egipto de los israelitas y la busca de la Tierra Prometida, que se alargó a 40 años  en el desierto. A la cabeza de esta huida se encontraba Moisés, que era guiado por un misterioso  fenómeno celestial. En la Biblia se narra que esta luz se aparecía entre las nubes para señalar el  camino que debía seguir Moisés para llevar a la libertad a los israelitas. También cuenta que  este fenómeno de noche se transformaba en fuego y servía de luz para que también viajasen de  noche. Los estudiosos del fenómeno OVNI se preguntan acerca de qué podía ser este elemento

que tanto protegía a este pueblo deseoso de acabar con el yugo de la esclavitud. Podía ser un objeto de grandes dimensiones que se apagaba durante el día, mientras que por la noche se iluminaba. Era algo inexplicable que estaba dirigido por algún tipo de ente inteligente que se comunicaba oralmente con Moisés y que le seguía allá adónde iba.

Tras la orden del faraón de ir tras ellos,  cientos de  carros del ejército de Egipto persiguieron a Moisés y su pueblo durante el camino, y que provocó una de las historias más conocidas de la Biblia. Cuando el ejército del faraón alcanzó al pueblo israelita a orillas del Mar Rojo, ese ente provocó que se abrieran las aguas gracias a lo que podía ser un sistema de propulsión, permitiendo a sus compañeros de ruta cruzar este mar. Después esta inteligencia dijo a Moisés que colocara su mano sobre las aguas para que éstas se tragasen  a los egipcios.

La nube que les guiaba de día actuaba a modo de sombrilla mientras cruzaban por las altas temperaturas del desierto. Esta “nube” lanzaba maná a los judíos para abastecerlos durante los cuarenta años de andadura por el desierto, mientras que se fraguaba una nueva religión alrededor de esta figura extraterrestre. Este OVNI también les proporcionó una religión, justo en el momento en el que se encontraban en la ladera del monte Sinaí; mandó a Moisés subir por la mañana a lo alto de dicho monte.

En este momento, la luz protectora bajó a la Tierra y probablemente se llevase consigo a Moisés, ya que la montaña quedó cubierta por la extraña nube y Moisés penetró en ella. El tiempo que estuvo en la montaña pudo estar dentro del objeto volador, y cuando volvió con su pueblo llevaba en las manos las Tablas de los Diez Mandamientos, leyes supremas para los judíos. Moisés se dirigió al pueblo de Israel y entregó los mandamientos que el “Señor” le había dado en esa extraña neblina del monte Sinaí. Pero, ¿ y si esa enorme columna en el cielo era un OVNI y les entregó unas normas para moralizar a la sociedad humana?

 

Según Moisés, el individuo que había en esa columna de nube y fuego era Jehová, que es el Dios nacional de los judíos y era celestial, creando el cielo en la Tierra. Para ellos, Dios estaba en ese objeto volador.

 

El ente protector del pueblo de Moisés abre las aguas del Mar Rojo.
El ente protector del pueblo de Moisés abre las aguas del Mar Rojo.

 

Algunos creen que la influencia de los OVNI no se cierra sólo en la Biblia judía. En el Nuevo Testamento se habla de la transfiguración de Jesús ante testigos, donde aparecieron el profeta Elías y Moisés que hablaron con él, justamente dos personajes de la Biblia que habría tenido contacto con esa ente desconocida.

¿Era el carro de fuego que abdujo a Elías y la nube celestial que brillaba para guiar a Moisés y a su pueblo el mismo ente? ¿Fue este mismo fenómeno el que transportó a Elías y a Moisés a la transfiguración de Jesús de Nazaret?

6 Comments
    • Alvaro Anula

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *