Escucha el ProgramaEscúchanos en IVOOX y descubre lo que hay
Al Otro Lado de la Realidad

Leyenda del Salto de la Novia, Navajas, provincia de Castellón

El salto de la novia, en Navajas, CastellónUna de las leyendas más bonitas que existen en nuestro país es la que da el nombre a la cascada del Brazal, conocida por la leyenda como El Salto de la Novia, en Navajas, en plena provincia de Castellón.

Cuenta la leyenda que en las aguas de esta cascada vivía una lamia llamada Dafne, que diferenciada de los demás elementales, le gustaba dejarse ver ante los ojos humanos, y le encantaban la vida de los humanos, sobre todo los sentimientos que poseían, sobre todo el amor.

Dafne estaba tan sorprendida por esta facultad que atraía a los jóvenes que se iban a casar a la cascada donde habitaba para que pasasen una prueba: las novias debían de saltar hacia la otra orilla donde se situaba el novio como prueba de amor. Si saltaba sería un matrimonio próspero, todo ello presidido por los cantos de la lamia.

Un día de verano, se acercó a la cascada un joven de Navajas alicaído por algo. Dafne no pudo resistirse y le cantó para animarle. Estos cánticos animaron al joven, que acudiría todos los días a visitar a la lamia.

Dafne se enamoró del joven, incluso llegó a dejar el agua para besarle y hacer lo que más quería en ese momento.

Pero el verano acabó y con la llegada del otoño, el joven ya no acudía a visitar a Dafne. La lamia se enteró de que el joven iba alicaído aquel día porque tuvo problemas con su novia pero ya estaban solucionados y volvían a estar juntos. A la lamia el corazón se le hizo una piedra.

Un día, los jóvenes se iban a casar, no sin antes acudir a la cascada donde vivía Dafne para cumplir con la tradición. El elemental de agua, cuando la novia iba a saltar al otro lado de la orilla, la agarró del pie y la arrastró a las turbulentas aguas. El joven,en un intento desesperado por salvar a su amada, se lanzó al agua. Cuando se lanzó, Dafne le dio a escoger: o se iba con la lamia y viviría eternamente con ella en las aguas de la cascada, o bien moriría como lo haría un humano.

El joven escogió la segunda opción y al día siguiente en las aguas de la cascada de Brazal aparecieron los cuerpos de los jóvenes abrazándose y al lado el corazón de piedra de Dafne.

Desde ese día, a la cascada se le conoce como el Salto de la Novia, que nunca llegó a efectuar la amada por el desconocimiento del sentimiento del amor de Dafne.

2 Comments
    • Alvaro Anula

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *